[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

[no subject]



Aquí tenéis un nuevo cuento, espero vuestras críticas
MÁSCARAS

Pensaba que era mejor no pensar, ser un robot, un androide en el mundo de
los maniquíes, cuando para distraerse, para escapar de aquella cárcel de
sonidos si armonía, fue al lavabo.
Allí se quedaría dormido y le despertarían los golpes que le daba a la
puerta un compañero.
Al salir, vio que un hombre de parecida estatura a la suya se cruzaba con él
en el umbral.
Algo le chocó de aquel rostro, algo le llamó tremendamente la atención,
aunque todavía sus reflejos estaban hibernados.
Luego de retorno a la oficina, metales brillantes, muebles blancos,
ordenadores, aséptica y limpia, empezó a penetrar completamente el
significado de su absurda desgracia.
Todo parecía igual que antes, pero todo había cambiado; los teléfonos
sonaban, las fotocopiadoras repitiendo páginas idénticas, los ordenadores
los bucles reiterativos de sus fríos programas. Pero, los compañeros, ¿qué
había ocurrido con los compañeros?
¿Cómo podía ser?,¿cómo se puede producir un cambio tan absoluto y
repentino?,¿alejarse diez metros, volver, y que todo sea distinto?, ¿darse
la vuelta y que todo cambie a nuestra espalda?
Cerró los ojos y pensó cuando los abra de nuevo, todo será tan monótono, tan
horrible, tan explicable como siempre. Los abrió y era peor, mucho peor.
Vio una sala, vio unas mesas y gente que trabajaba como siempre, pero todos
eran idénticos, idénticos a él, con el mismo rostro triste y la misma
mirada, con los mismos labios finos y la barbilla saliente. No había ninguna
mujer; todos hombres, todos vestidos con la misma chaqueta gris abotonada,
hablando con la misma voz, gesticulando del mismo modo, rasgos, andar y
ademanes repetidos; era un libro de páginas replicadas, era la abominable
reiteración de los espejos.
El tiempo se ralentizó para él como en una moviola como en un tocadiscos
falto de revoluciones.
Todo perdió unos instantes movimiento y cobró una quietud de fotograma inmóvil.
El silencio planeaba lentamente sobre el mundo como un pájaro gigante y
transparente.
Sonó un frenazo en la calle. Gritó un perro atropellado y volvieron las
impresoras y los timbres y volvió el sonido y su dominio.
Fue pasados unos segundos cuando advirtió que sus semejantes no eran
completamente iguales; no todo el mundo tenía la misma edad; el paso del
tiempo conservaba su huella inexorable.
Miró a cada uno de sus compañeros.
El botones que traía el almuerzo y llevaba sus dieciocho años a la espalda.
El auxiliar que fumaba en la mesa bordeando la treintena.
El oficial cuarentón que contesta al teléfono.
Eran como versiones de él mismo, versiones perfectas, copias realizadas en
edades distintas.
Y el jefe que leía el periódico reclinado en sus cincuenta, debería ser la
imagen exacta que surgiría de su cuerpo, cuando pasasen diez años, la imagen
del inicio de su futura vejez.
Se sentó en su mesa, abrió el diario, empezó a hojearlo.
En primera plana, una crónica fotográfica. La policía cargaba contra los
manifestantes en una lejana dictadura. Tanto las fuerzas de orden público
como los rebeldes tenían el mismo rostro; sólo los diferenciaba el uniforme
y el tiempo.
En las páginas de cultura, una reportaje sobre “La Batalla de Tetuán”, la
conocida obra maestra de Fortuny. Eran dos ejércitos de soldados de
plástico, hechos en serie pero vestidos con uniformes distintos; se
acuchillaban, se fusilaban, se torturaban hasta el suplicio más atroz, hasta
la muerte.
En las páginas deportivas, la alineación del equipo nacional con un mismo
nombre repetido, una fotografía de la formación con un mismo jugador
multicopiado.
Y ese policía, ese manifestante, ese soldado español o norteafricano, ese
jugador, ese portero, ese entrenador eran él mismo; sólo una diferencia
apreciable; el atuendo y el tiempo.
Arrullados por los ritmos mecánicos de la oficina, soñó despierto.
Vio una playa gigantesca, infinita como el tiempo.
Vio estrellas en el cielo inacabable.
Vio burbujas elevarse en una inmensa copa de champán.
Vio un tablero ilimitado de ajedrez con incontables peones.

-Señor, señor- Le gritó un cliente.
Su mente volvió a concentrarse en lo exterior; de nuevo la sorpresa le
horadó con sus dardos imprevistos; el muchacho que estaba delante de su mesa
reclamándole un documento, era distinto a él, en nada se le parecía. Pensó
que lo habitual retornaba como el flujo marino. Pero no. Todo seguía siendo
anómalo, sólo aquel joven resultaba extraño, a causa precisamente de su
normalidad.
Quiso hablarle pero no le brotaron palabras. Pasaron algunos segundos
afilados que se le clavaron en la carne. Después el muchacho sin explicación
alguna, se dio la vuelta, se alejó hacia la puerta y echó a correr escalera
abajo.
Superada su primera indecisión, no tardaría en seguirlo.
Se abría paso entre la multitud indiferenciada. Era una persecución por
calles tortuosas y laberínticas. A veces, lo perdía pero acababa
encontrándolo siempre.
En una plaza solitaria, lo alcanzó. El joven lanzó una oleada de risa. Se
acercó a su perseguidor. Lo miró de soslayo y se arrancó la careta.

                  José Antonio