[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

[no subject]



Hace mucho tiempo que escribí este planteamiento, pero no he encontrado una
solución que me satisfaga. El desarrollo y el desenlace me gustaría que
fueran fantásticos y absurdos. El propietario de la casa es efectivamente
desalojado.
Se debería dar la sensación de que los presuntos invasores creen firmemente ser 
también los auténticos propietarios de la casa. Si alguién tiene una
brillante idea que lo solucione, me encantaría que me la comunicara o que
acabara el relato, que tiene que ser breve. Naturalmente prodríamos hablar
de una coautoría. Espero vuestras respuestas
INVASIÓN

Estaba tranquilamente mirando la televisión en su casa cuando escuchó el
ascensor detenerse en su planta y pasos acercarse hasta su puerta.
-¿Quién puede ser a estas horas?- pensó.
Luego pudo comprobar horrorizado que lo que parecía un grupo de personas
aguardaba en el umbral y que una de ellas introducía algo en la cerradura
con intención de abrirla.
Temblando de pánico, se dirigió al telefóno y marcó tímidamente el número de
la policía.
-Por favor, vengan pronto; están allanando mi casa, calle 3  num 1 piso 4º.
En seguida se ocultó en un armario desde donde escuchó la conversación de
los extraños asaltantes. Por lo que parecía, se trataba de una familia completa.
-¿Has visto, - dijo una voz de mujer- has visto? Está la televisión
ecendida, juraría que al marcharnos la apagamos.
-Efectivamente y sobre la mesita hay una copa y un libro, ¡qué extraño!
La policía no tardó en llegar irrumpiendo precipitadamente en el apartamento.
Entonces aprovechó para abandonar su escondite gritando a los agentes.
-Han allanado mi hogar impunemente.
-Pero, ¿qué dice usted?- replicó uno de los invasores- Es usted el
delincuente. ¿Qué hacía oculto en el armario?
-En mi casa puedo hacer lo que quiera.
-¿Cómo su casa? ¡Nuestra casa!
-Pero...