[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

[MC] Re: INVASION



José Antonio Redondo diu:

>Hace mucho tiempo que escribí este planteamiento, pero no he encontrado una
>solución que me satisfaga. El desarrollo y el desenlace me gustaría que
>fueran fantásticos y absurdos. El propietario de la casa es efectivamente
>desalojado.
>Se debería dar la sensación de que los presuntos invasores creen
>firmemente ser
>también los auténticos propietarios de la casa. Si alguién tiene una
>brillante idea que lo solucione, me encantaría que me la comunicara o que
>acabara el relato, que tiene que ser breve. Naturalmente prodríamos hablar
>de una coautoría. Espero vuestras respuestas

M'has fet pensar en "Casa Tomada", de Cortázar. En aquell conte, els
propietaris assumeixen resignadament la invasió i marxen de casa. Els
lectors no arribem a assabentar-nos de qui o què són els invasors (només
sabem que se senten certs sorolls al fons d'un corredor, i que hi ha la
constància que estan prenent la casa). No sé si et pot servir alguna
d'aquestes idees, o si el to del relat de Cortázar et pot inspirar alguna
solució. A mi se m'acudeix que els propietaris podrien no sortir del seu
amagatall i observar des d'allí l'actitud dels invasors. Potser podries fer
que aquests reaccionaren amb naturalitat davant del televisor engegat, la
copa i el llibre, etc.: que endreçaren les coses i s'instal.laren
còmodament. Els anteriors propietaris haurien d'esperar la nit, quan els
altres dormen, per fugir discretament cap a llocs desconeguts.

És només una idea.

>INVASIÓN
>
>Estaba tranquilamente mirando la televisión en su casa cuando escuchó el
>ascensor detenerse en su planta y pasos acercarse hasta su puerta.
>-¿Quién puede ser a estas horas?- pensó.
>Luego pudo comprobar horrorizado que lo que parecía un grupo de personas
>aguardaba en el umbral y que una de ellas introducía algo en la cerradura
>con intención de abrirla.
>Temblando de pánico, se dirigió al telefóno y marcó tímidamente el número de
>la policía.
>-Por favor, vengan pronto; están allanando mi casa, calle 3  num 1 piso 4º.
>En seguida se ocultó en un armario desde donde escuchó la conversación de
>los extraños asaltantes. Por lo que parecía, se trataba de una familia
>completa.
>-¿Has visto, - dijo una voz de mujer- has visto? Está la televisión
>ecendida, juraría que al marcharnos la apagamos.
>-Efectivamente y sobre la mesita hay una copa y un libro, ¡qué extraño!
>La policía no tardó en llegar irrumpiendo precipitadamente en el apartamento.
>Entonces aprovechó para abandonar su escondite gritando a los agentes.
>-Han allanado mi hogar impunemente.
>-Pero, ¿qué dice usted?- replicó uno de los invasores- Es usted el
>delincuente. ¿Qué hacía oculto en el armario?
>-En mi casa puedo hacer lo que quiera.
>-¿Cómo su casa? ¡Nuestra casa!
>-Pero...