[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

[MC] Reflexiones de un internauta



REFLEXIONES DE UN INTERNAUTA
 

Todo había terminado. El gran sueño cibernético estaba tocado de muerte y nadie quería terminar de rematarlo, pero nadie acudía en su auxilio. Durante sus primeros años de existencia, millones de personas se beneficiaron del "elixir de la eterna juventud". Todos terminaban por caer en su mágico influjo y asombroso efectismo.  Millones de personas dejaron de acudir a especialistas y se alimentaban de lo que iban recogiendo por las conexiones de la araña electrónica. ¡Qué hermoso era poder observar un viejo y decrépito programa de ordenador a punto de expirar, de un salto pasar a tener vida eterna y, en algunos casos refortalecerse hasta extremos insospechados.
Pero, en esta vida, todo tiene un precio y, el precio a pagar por el peaje no iba a salir eternamente gratis. De modo que los interpolicias, terminaron con descubrir quien alimentaba semejantes sueños anti-natura y les cortaron la cabeza. No contentos con exterminarlos, decidieron ir a por quien había hecho uso o, simplemente, poseía unos de esos "elixires". Como la cosa era harto complicada, decidieron enviar a todos un "inter-bando" de aviso: "Quien haya estado en contacto en algún momento o esté en posesión  de algún tipo de elixir, deberá de inmediato entregarse y confesar su horrenda fechoría a las autoridades, so pena de infringir gravemente el artículo 565 de las leyes mundiales de Internet, con efecto a día de hoy".
Por supuesto, hubo desde el que se lo tomó a broma y les envío otro mensaje con frases despectivas, hasta quien se entregó voluntariamente e inculpó a toda su familia y parte de la barriada. La bola se fue agrandando paulatinamente, hasta llegar  a las altas esferas que, tuvieron que aparecer en público, para confesar que jamás habían cometido ni cometerían una acto de tal relevancia. Inclusive, un grupo parlamentario en pleno, juró por Bill Gates que ni sabían encender su ordenador...
Hoy, he recibido una llamada del inspector de la brigada ciber-policial. Me citan para testificar en un juicio contra un amigo mío, el cual tuvo la osadía de escanearse documentos propios con software ilegal. Software, cuya propiedad figuraba a mi nombre. Mi amigo comenzó negándolo todo, pero ante la evidencia de casi 70 millones de Euros en programas informáticos sin registrar que poseía, ni factura que lo justificase, terminó por inculpar a todos sus amigos que tenían ordenador. Finalmente, en un acto de sobrada valentía, terminó invocando la 6ª Enmienda. Este hecho le reportó, debido a su confusión con la 5ª, el que el tribunal le confundiera con un ciudadano americano (y un tanto estúpido, todo ha de decirse). Ahora andan buscándole un intérprete...

Anderson - 1.997